martes, 15 de noviembre de 2011

Ejercicios Faciales, Linguales, Labiales, Respiración y Soplo


Ejercicios Faciales: 

            Practicar estímulos táctiles sobre los músculos que deben contraerse en forma de masaje
  suave o percusión rítmica.

   ¿Quién de los dos es el más feo. Consiste
 en hacer todo tipo de movimientos faciales: cerrar los ojos, cerrar la boca, sacar la lengua.

  Jugar a ser monstruos: enseñar los dientes hacia adelante o hacia atrás. 

             Hacer caretas de cartón con diferentes expresiones faciales. 

  Al contar los cuentos tendremos que dramatizar mucho. 

  Pintar diferentes tipos de caras: con bigote, un ojo abierto y el otro cerrado

  El juego ¿Quién es quién? Ya que posee imágenes de personajes con diferentes expresiones faciales. También se trabajan las descripciones.


    Ejercicios Linguales:

Sacar y meter la lengua, manteniendo la boca abierta. 

Sacar y meter la lengua rápidamente. 

Sacar, meter la lengua y cerrar la boca sucesivamente. 

Sacar la lengua en forma de punta para abajo. 

Sacar la lengua en forma de punta sin tocar los labios. 

Delante del espejo poner la lengua plana hacia afuera y también en punta. 

Cerrar la boca y controlar la lengua dentro de ella. 

Mover la lengua de derecha a izquierda, tocando las comisuras. Se pueden untar las comisuras con miel, azúcar, nocilla, etc, para poder conseguir la movilización lingual lateral. 

Mover la lengua arriba y abajo, manteniendo la boca abierta. 

Mover la lengua arriba y abajo tocando la parte interior de los dientes de arriba y de los de abajo alternativamente, con la boca abierta.


Imaginar que tenemos un caramelo dentro de la boca y poner la lengua como si fuese el caramelo. También como las agujas del reloj y al revés.

Sacar y morder la punta de la lengua.

Sacar la punta de la lengua y soplar.

Intentar tocarse la punta de la nariz con la lengua.

Intentar tocarse la barbilla con la punta de la nariz.

Hacer vibrar la lengua contra el paladar.

Limpiarse los dientes superiores e inferiores con la lengua.




Ejercicios Labiales: 


Con los labios juntos, colocarlos en posición de beso y de sonrisa.


Sonreír sin enseñar los dientes.

Ense
ñando los dientes, llevar los labios adelante y atrás.

Chupar el labio inferior con el superior y viceversa.
Morder ambos labios simult
áneamente.

Mover el labio superior y el inferior por separado.
Esconder uno de los labios con el otro.

Esconder los dos labios hacia dentro. 

Silbar.

Hacer la posición de las vocales sin sonido a, o, u.


Hacer ruido de motor con los labios.


Hacer el conejo.



Mojarse los labios con la lengua y presionar suavemente uno contra otro.

Acción de apretar los dientes y mover los labios hacia un lado y hacia el otro.


Subir los labios con morritos para tocar la nariz.
Dar besos sonoros y silenciosos.


Coger un lápiz y sujetarlo con los labios.


Coger un lápiz entre el labio superior y la nariz.








Ejercicios de mejillas y mandíbula: 

Inflar y desinflar las mejillas con aire.

Inflar alternativamente una y otra mejilla con aire.

Aspirar ambas mejillas.

Abrir y cerrar la boca a diferentes velocidades.

Mover la mandíbula inferior de un lado a otro.

Articular fuerte y exageradamente PA-TA-CA-DA.

 Imitar mucha gente hablando a la vez: BLA-BLA-BLA.

Articular exageradamente pero sin sonido.

Masticar chicle.




Ejercicios de respiración y soplo:



Hay que corregir el hábito de respirar con la boca abierta. Las respiraciones lentas cuestan mucho a los niños.


Si hay poca capacidad respiratoria tendremos que potenciarle la inspiración.
Un ejercicio bueno es oler objetos: chicles, chocolate, flores, un ambientador, comida etc.


Ejercicios de gimnasia para ayudar un poco a la inspiración y se puede hacer de pie, en una colchoneta, etc. Se le puede decir al niño que levante las manos cogiendo aire, y después que descanse un poco los brazos. Siempre realizando los ejercicios poco a poco, ya que él lo saben hacer deprisa.


Poner un libro encima de su barriga y mirar cómo sube y cómo baja. 
Observar que cierra bien la boca, sino pueden hacer la inspiración con la boca abierta. Hay que controlar siempre que en todos estos ejercicios tengan la boca cerrada.


Se puede utilizar una vela, en diferentes posiciones, más cerca o más lejos, pero procurando que el niño no la apague rápido, sino que inspire y expire sin apagarla. Otro ejercicio sería jugar con él a ver quién de los dos apaga la vela antes, colocándola en diferentes posiciones; de esta manera cuanto más alejada esté la vela, mayor será la capacidad pulmonar exigida al niño. Se pueden coger dos cartulinas, apuntando los nombres de los dos y anotando cruces cada vez que se acierte. Si el niño es muy pequeño, se puede dejar el ejercicio para otro día, y se le dirá que hasta dónde será capaz de llegar en la próxima sesión.



Ejercicios del velo del paladar:

Soplar (ya que dará fuerza al paladar blando).

Es bueno grabarles la voz, ya que si van mejorando se oyen y esto les animará.

Hacer gárgaras, ya que hace estirar el velo del paladar.

Pronunciar la vocal i sostenida (iiiiiiiii); también podemos tener un listado de palabras con la vocal i, y el niño las tiene que repetir (mimi, ni).

Hacer bostezos.

Chupar con una pajita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada